Debido a los cambios demográficos y la tecnología, el mundo de las finanzas está entrando en una nueva era en la que cada vez más consumidores gestionan sus finanzas de formas distintas a lo tradicional.

Los días de ir a la oficina local y hablar directamente con el director son cosa del pasado. Ahora, innovadores prestamistas online están cambiando la forma en que las personas consiguen crédito. Si eres es uno de los millones de personas que ahora mismo están buscando crédito entre prestamistas alternativos, seguro que necesitarás una cuenta bancaria para administrar tus préstamos y devolver los créditos. En este artículo aprenderás los consejos y trucos que necesitas saber para administrar varias cuentas bancarias a la vez.

 

1. Crea un planificador para tus cuentas bancarias.

Una de las cosas que necesitas aprender a la hora de gestionar varias cuentas bancarias es la organización.

Puedes hacerlo en papel o en tu ordenador. Administrar tus cuentas bancarias mediante una hoja de cálculo (Excel, Google Docs, etc.) te permite acceder a ellas de una manera más organizada y hace que resulte más fácil realizar cálculos y modificaciones. Utilizar una libreta de papel para llevar el control de tus cuentas puede serte útil si vas a estar fuera de línea, ya que la puedes llevar siempre contigo sin depender de internet ni electricidad.

 

2. Elige cuentas sin comisiones

Para guardar tu dinero, debes evitar las cuentas bancarias a las que se les aplican grandes comisiones. Los bancos se han dado cuenta de que algunos clientes quieren más de sus servicios financieros, por lo que han creado nuevas cuentas bancarias con asistentes personales o programas de fidelización. El objetivo de esto es que te gastes más dinero con ellos. Si estás intentando ahorrar, elige cuentas sin comisiones o con las mínimas posibles.

 

3. Abre una cuenta de ahorro

Ahorrar dinero no es tarea fácil y la sociedad consumista en la que vivimos nos lo pone aún más difícil. Para mantenerte en el buen camino, puedes abrir una cuenta de ahorros en tu banco local. Elige un banco que tenga buenos tipos de interés para que el dinero que ganes de tus ahorros pueda añadirse a tu objetivo general de ahorro. Esta cuenta puede ser tu cuenta de ahorros general, por lo que es importante no sacar nada de ella. Por eso quizás deberías considerar tener una cuenta separada con un “fondo de emergencia” en caso de que ocurran imprevistos (dentista, reparación del coche, goteras…) y necesites efectivo de forma rápida.

 

4. Abre una cuenta para comprar una casa

Ahorrar para comprar una casa requiere un enfoque diferente y mucha determinación. Tus amigos te dirán de ir de fiesta, querrás irte de vacaciones y es posible que también quieras comprarte ese coche nuevo que acaba de salir. Todo esto son distracciones financieras cuando estás intentando comprarte una casa. Necesitarás mucha fuerza de voluntad y una de las maneras de ponértelo más fácil es tener una cuenta bancaria separada para ahorrar para la entrada. Un truco que puede funcionarte es tener esta cuenta en un banco que no tenga oficinas cerca de donde vives. Esto te ayudará a evitar la tentación de sacar dinero.

 

5. Decide si quieres cambiar tu cuenta de banco

Según un artículo de This is Money , uno de los bancos más grandes del Reino Unido perdió a casi 100.000 clientes porque cambiaron su cuenta a un banco de la competencia. Cambiar de cuenta se ha vuelto muy popular ya que cada vez más personas buscan mejores ofertas a la hora de gestionar su dinero. Si no estás satisfecho con tu cuenta actual, considera cambiarte de banco, pero sólo si los beneficios superan la molestia de abrir una nueva cuenta. A medida que cambiar de banco se vuelva más común, los tipos de cuentas que ofrecen los bancos cambiarán: habrá más cuentas con ofertas e incentivos para atraer a clientes de otros bancos y también para mantener a los clientes actuales.

 

6. Ten cuentas de ahorro a plazo fijo

Una cosa es tener una cuenta de ahorros general a la que puedes acceder en cualquier momento y otra cosa distinta es tener una cuenta a plazo fijo o un bono que no puedes tocar porque sino tendrás que pagar penalizaciones. Estas cuentas son perfectas para las personas que no son tan disciplinadas a la hora de administrar dinero, pero incluso si eres bueno con tus finanzas, estas cuentas también son útiles porque puedes obtener un mejor rendimiento de tu dinero. Eso sí, asegúrate de conocer las tasas de interés de todas tus cuentas de ahorro.

 

7. Gestiona tus cuentas online

El crecimiento de la banca online a nivel mundial ha cambiado fundamentalmente la forma en que las personas interactúan con su dinero. La Asociación Británica de Banqueros (BBA por sus siglas en inglés) descubrió en un estudio que los clientes en el Reino Unido utilizaron la banca online 7000 millones de veces en solo un año. Este aumento de la banca online facilita aún más la administración de tu dinero, ya que lo único que tienes que hacer para ver el estado de tus cuentas es iniciar sesión. La BBA también descubrió que en el Reino Unido hay más de 9 millones de inicios de sesión en bancos online al día que se realizan a través de smartphones y aplicaciones móviles. Lo más importante a tener en cuenta en este caso es mantener tu contraseña a salvo, asegurarte de que te desconectas de tu cuenta bancaria online cuando te vas del ordenador y nunca entrar en tu banco online desde un ordenador público.

 

Siempre necesitarás cuentas bancarias a la hora de sentar las bases de tus finanzas personales. El auge de las nuevas tecnologías y los nuevos productos bancarios resultan en que ahora los consumidores tienen muchas opciones en cuanto a los tipos de cuentas que pueden usar.

¿Estás listo para abrir una nueva cuenta bancaria? Ten clara tu meta si quieres cambiar o crear un nuevo objetivo de ahorro, así podrás construir el futuro de tus finanzas personales con la cuenta bancaria más adecuada para ti.