Cómo enseñarles a tus hijos finanzas personales
BLOG

Cómo enseñarles a tus hijos finanzas personales

Cómo enseñarles a tus hijos finanzas personales

Enseñar finanzas a un niño no debería de ser tan complicado como los padres piensan. El truco es simple, poner a tus hijos en situaciones en donde ellos puedan decirte cómo deben de gestionar su dinero y cómo lo emplearían.

Si pones a tus hijos diferentes ejercicios podrán entenderte y podrán saber de mayores cómo deben de actuar cuando sean los dueños de su economía.

Por ejemplo, puedes hablarles del precio de los gastos de la casa, de los gastos del supermercado, lo que cuesta el alquiler mensual o la hipoteca … 

Consejos para enseñarles finanzas personales a tus hijos

Los consejos que te mostramos a continuación, son los mejores para que los niños, desde pequeños, puedan ser conscientes de la economía. Ya que, esta formará parte de su vida cotidiana.

Los consejos que te ofrecemos son los siguientes:

¡sigue leyendo para saber más sobre los consejos que puedes poner en práctica con tus hijos!

Usa vocabulario financiero

Lo primero que un niño debe de saber son unos conceptos básicos con sus definiciones. Palabras como ahorro, gastos, ingresos, impuestos deberían de serles familiares.

Por este motivo, lo mejor es que puedas darles una pequeña charla o jugar con ellos dependiendo de la edad que tengan, para poder entender mejor el concepto.

Con el ejemplo de sus padres

Dicen que los niños pueden aprender de lo que ven en casa y esto es verdad. Los niños son muy inteligentes y desde pequeños son muy observadores, siempre tienden a adoptar las actitudes que ven en casa de sus padres y hermanos.

Por esta razón, la forma en la que los miembros de la familia manejan el dinero y toman las decisiones en conjunto puede repercutir en el comportamiento de los niños cuando son más mayores.

Ejercicios reales

No estaría de más que en el futuro cuando el niño sea un poco más grande le dieras un dinero mensual o semanal para que pudiera aprender a gestionarse sus gastos y fuera consciente del esfuerzo que supone obtener el dinero.

Conclusión

Por este motivo, aprender desde pequeños a ahorrar, gastar con conocimiento y fijarse unos plazos para obtener ciertos recursos puede ser interesante.

Tener éxito en las finanzas personales de adultos dependerá de lo que se aprenda en parte de niño.

Tener un dinero ahorrado, estar al día con las facturas, no gastar más dinero del que se tiene o puede, contar con unos ingresos fijos para destinar a la jubilación … es algo que todos los padres deberían de enseñar a sus hijos desde pequeños. En el colegio no se suele dar educación financiera y para las generaciones del futuro no sería una mala idea tener una educación desde bien pequeños para poder tener en el futuro una economía más saneada.

¡Al final todo dependerá de los padres!